lunes, 30 de marzo de 2009

Futesas en un cibercafé de Calella

Si, como defiende Heidegger, en la esencia del nihilismo está el ocultamiento del ser, entonces parece coherente que en la esencia de la naturaleza (de la "physis") esté la ley como su ocultamiento (o, dicho de otra manera: que el olvido de la naturaleza sea la razón última de la ley). Pero es esta coherencia la que ahora me resulta sospechosa (desde un punto de vista nihilista, claro). ¿Por qué no se atreve Heidegger a pensar el ocultamiento del ser como justicia? ¿Qué es lo que se lo impide?

viernes, 27 de marzo de 2009

La arrogancia del pasado y la humillación del presente

A Ferrancab, que está aprendiendo la dificultad de justificar lo evidente
(una lección esencial de la filosofía política).

El filósofo y lingüista francés Jean-Claude Milner, uno de los propagandistas más distinguidos del movimiento “Salvar las humanidades”, acaba de publicar un libro titulado L'Arrogance du présent. Regards sur une décennie, 1965-1975, donde pasa cuentas a su juventud política, a la que no tiene reparos en calificar de arrogante. Sabe de qué habla, porque se formó a la sombra de Althusser y Lacan, y fue un militante distinguido del partido maoísta “Gauche Prolétarienne”. Milner, por cierto, es judío, como lo fue el fundador de “Gauche Prolétarienne”, Robert Linhardt, o como lo fueron sus dirigentes Pierre Goldman o Benny Lévy. ¿Se debe esta coincidencia a una mera casualidad?

Aquellos jóvenes del 68 fueron arrogantes porque nunca dudaron de su legitimidad para convocar a toda la historia de la humanidad a una rendición de cuentas ante el tribunal de sus impaciencias. Se creían con derecho a ello porque previamente se habían dotado ingenuamente de la convicción de ser la generación más sabia, libre y crítica de la completa historia de la humanidad. Pero –apunta Millner-, más que al triunfo de la revolución, a lo que en realidad aspiraban era a la liberación de todas sus frustraciones. Lo que querían era que el futuro –que debía ser un comienzo absoluto de una nueva etapa de la humanidad- llegara “aquí y ahora”. El 68 fue el movimiento pequeño burgués de la juventud impaciente que sustituyó la angustia existencialista y solitaria de la generación precedente por el activismo del asamblearismo, su ecosistema natural. En la asamblea todo el mundo tenía derecho a hablar porque la palabra estaba al alcance de cualquiera (cosa distinta es considerar si toda palabra tenía quien la escuchara). Era el espacio de la espontaneidad revolucionaria de una juventud que no querían ser gobernada por nadie que pusiera trabas a su activismo. Quería vivir en un activismo sin fin.

Milner dejó atrás su pasado hace décadas. Hace veinticinco años publicó De l'école, una reflexión pionera en la crítica a las reformas pedagógicas francesas desde una perspectiva “republicana”, reivindicando “el ideal de una escuela elitista para todos”. A su parecer, el activismo pedagógico otorga una relevancia excesiva a los métodos de aprendizaje, en detrimento de la autoridad de los contenidos. Pero en la medida en que el activismo escolar parece asemejarse –como su heredero pedagógico- al asamblearismo sesentayochista, Milner sugiere que una de las herencias más claras del activismo político de los años sesenta ha sido la humillación del fracaso escolar del presente.

lunes, 23 de marzo de 2009

Dinga dinga dee

A ver cómo explico yo esto... Mejor comenzar viéndolo...



Los misiles que aparecen en el video no están ahí por casualidad. "Rafael" es una empresa israelí de fabricación de armamento que anunciaba sus "productos" de esta manera tan... singular, a lo Bollywood, en una reciente feria internacional celebrada en Bangalore.

Más información AQUÍ

domingo, 22 de marzo de 2009

El credo del egoísta

Poco antes de morir, Kant confesó que "dejaba este mundo con una clara conciencia de no haber cometido intencionadamente ninguna injusticia". Fueron palabras recogidas con elogio por casi todos. El casi es aquí relevante porque su primer biógrafo, el médico Johann Daniel Metzger, que pasó muchas horas en compañía del filósofo, comentó maliciosamente: "Ese es el credo de todos los egoístas". Parece el comentario de un ayuda de cámara.

viernes, 20 de marzo de 2009

El gozo en un pozo

Lamento tener que comunicarlo -y más he lamentado aún tener que comunicármelo- pero las cazadoras no son de cuero, sino de PVC y para más INRI, "Made in China".

El autor de este apunte agradecerá mucho a sus lectores que, en este caso en concreto, se abstengan de hacer comentarios.

jueves, 19 de marzo de 2009

El azar amigo

Esta misma mañana en Barcelona un coche se ha detenido a mi lado y el conductor me ha preguntado, en italiano, qué opinaba de los italianos.
- Que son como los catalanes.
- ¿Qué quiere decir?
- Pues que no hay dos iguales.

Le ha gustado la respuesta. Tanto que me ha dado dos grandes bolsas de plástico. En cada una había una cazadora de cuero.
- Para tí, de premio por la respuesta.

Y he cogido el tren y me he venido a casa más ancho que pancho con mis dos cazadoras de cuero negro. Una XL y otra XXL, por lo demás completamente iguales. Se lo he contado a mi hija y anda remirándolas por arriba y por abajo a ver si tienen cocaína impregnada por algún sitio, porque, en su opinión, aquí hay un misterio que debo aclarar antes de salir a la calle con una de ellas. Pues no. Pienso ponerme la XL, que es la que mejor me cae para ir a comer con mi familia, que es el día del padre.

Josep Maria Espinàs hablaba ayer en Granollers del "azar amigo" y yo reforzaba su tesis añadiendo aquello de Borges de que "hay cosas que sólo pasan en la realidad".

¡Y tanto que sí!

De hecho yo acababa de salir de los estudios de Radio Nacional de España, en el Distrito 22@, cuando se me ha parado el italiano. Venía de discutir con un sindicalista sobre la huelga de la enseñanza pública catalana que los sindicatos han convocado para hoy, a cuatro días de la apertura de las matriculaciones escolares... en defensa de la escuela pública.

El sindicalista estaba enfadado con el Conseller Maragall por haber propuesto que los profesores de la enseñanza pública podrían hacer cuatro horas más, de manera voluntaria y remunerada. Lo consideraba un grave altercado contra la calidad de la escuela pública.

Por lo visto el periodista estaba convencido de que yo estaría de acuerdo con los sindicatos.

Pero lo que yo estaba era cabreado.

"¿Como puede ser -le he preguntado al sindicalista- que los mismos sindicatos que en la empresa privada son capaces de llegar acuerdos sobre reducciones de plantilla o recortes de sueldo con la patronal, en la enseñanza pública no sean capaces de gestionar el pleno empleo?"

Porque lo que los sindicatos se callan es que no hay, en estos momentos, suficientes maestros para cubrir las vacantes en las escuelas. Como el año que viene ya se sabe que habrá un aumento de la población escolar, las escuelas catalanas necesitarán cientos de maestros que no están en ningún sitio. De ahí la propuesta de Maragall. Era una manera de parchear una situación con un recurso "ad hoc" pero, a mi humilde parecer, lleno de sentido. Al negarse los sindicatos a discutir la propuesta, habrá que sacar maestros de debajo de las piedras, por ejemplo reduciendo permisos de estudio.

Todo esto me parece bien difícil de explicar a unas familias que viven la actual situación de crisis con la angustia de no saber qué será de sus puestos de trabajo. Es difícil convencerlos de que esta huelga es por su bien (por el bien de las familias, claro).

En Cataluña hay un profesor por cada once alumnos la enseñanza secundaria. Sin embargo sigue habiendo clases de más de treinta alumnos. ¿Saben ustedes dónde está el misterio? ¡Pues en los decretos de plantilla que la administración educativa negoció con los sindicatos!

En fin, que al lado de todo esto lo de las cazadoras es una trivialidad.

Y no les cuento la conversación que he tenido con el sindicalista mientras bajábamos los dos solos en el ascensor, porque deja en muy mal lugar sus convicciones.

Una cuestión más relacionada con la enseñanza: ¿Saben ustedes lo que le ha costado mensualmente a la Universidad de Barcelona la privatización efectiva de la institución que estaban llevando a cabo un grupo de estudiantes okupas en defensa de la universidad pública? ¡Pues 30.000 euros de nada!

miércoles, 18 de marzo de 2009

La ambición honorable

Me ha pedido Ferran Sáez un texto de ocho páginas sobre "L'escola i els valors". Para ponerme a tono me he comprado un libro provocador, "The case for greatness. Honorable ambition and its critics", de Robert Faulkner (uno de esos profesores de filosofía política que hay por las universidades americanas siguiendo los pasos de Leo Strauss). Provocador, claro está, para la pedagogía de las competencias básicas. Ando dándole vueltas a la idea del abandono pedagógico de la "megaloshykía" aristotélica (esto es, la ambición honorable; la ambición que merece honores) desde que el otro día escuche a Josu Jon Imaz y Jordi Pujol.

Otra cosa: Hoy hay repique de campanas en la Llibreria La Gralla de Granollers.

lunes, 16 de marzo de 2009

Inger Enkvist, el sentido común

Ha tenido que ser la profesora Inger Enkvist, de la Universidad de Lund, la que introduzca el sentido común en los debates parlamentarios sobre la futura ley de educación catalana. Vale la pena escucharla.



Miren ustedes: hago mías cada una de las palabras de esta mujer. Lo que ocurre es que tengo la sospecha de que han pasado por las almas de los parlamentarios como la luz por un cristal, sin romperlas ni mancharlas. Ustedes ya me entienden. Respecto a la futura ley, a estas alturas sólo tengo una esperanza: que no haga mal.

Via: Jordi y Ramon

Recordando a Epicteto


"Igual que con las piernas, con la esperanza hay que andar sólo lo posible" (Epicteto).

miércoles, 11 de marzo de 2009

Anacarsis Cloots, mártir del nihilismo

Anacarsis Cloots es otra de esas figuras singulares que carecen de una humilde nota a pie de página en los manuales de historia de la filosofía, pero, como pretendo demostrar, no porque no la merezca, sino por lo selectivo de la memoria historiográfica. Cloots merece algo mejor que el olvido filosófico, no tanto, es verdad, por ser el autor de una obra memorable (aunque, ciertamente no carece de interés) como por ser el protomártir del nihilismo, uno de los conceptos centrales de la filosofía contemporánea.

Normalmente se tiene a Jacobi por el padre del término "nihilismo", pero muy probablemente lo tomó prestado de Cloots, a quien Victor Hugo definió como un "Don Quijote del género humano", además de "alemán, barón, millonario, ateo, hebertista y cándido". Michelet, aun teniéndolo por "un pobre especulativo alemán", apreció en él ciertos ribetes de genialidad... que quizás intuyó también Wieland cuando lo calificó de "demonio sans-culotte".

Nacido en suelo alemán, fue bautizado como Juan Bautista, pero el preferirá posteriormente bautizarse a sí mismo, en los tiempos del París revolucionario, como Anacarsis. Y con este nombre se dispuso a oponer, sin pausas ni pactismos, "las armas de la razón a las armas de la demencia". Nunca dudó de que la razón estaba de su parte tanto como él estaba de parte del género humano. De hecho se presentaba a sí mismo como"orador del género humano" (este fue también el título de su primer libro, de 1791) y "enemigo personal de Jesucristo". Su cruzada racionalista implicaba una cruzada anticristiana.

"Se han escrito volúmenes para saber si una república de ateos podría existir. Yo defiendo que cualquier otro tipo de república es una quimera. Admitir a un rey en el firmamento es introducir dentro de nuestros muros el caballo de Troya, que se adora durante el día y nos devora durante la noche". Una república de ateos puede fundar una "república de los derechos del hombre" precisamente porque, al ser nihilista, sus legisladores no necesitan invocar a ningún fantasma supremo para fundamentar la ley. Más aún, hacerlo sería abrir la caja de Pandora.

Pero ese fantasma era el que postulaba Robespierre como un Ser Supremo necesario para hacer inteligible el cosmos. A él están dedicadas estas palabras de Cloots: "Yo me conformo con un cosmos incomprensible y tu doblas la dificultad postulando un théos incomprensible (...). Mi doctrina es la revelación de la naturaleza".

Robespierre siempre creyó que "no se debe jamás atacar un culto establecido más que con prudencia y una cierta delicadeza, por miedo a que un cambio súbito y violento no se presente como un atentado a la moral y una dispensa de la misma probidad".

El conflicto entre ambos se resolvió de la manera propia de la época. Cloots fue arrestado el 2 de diciembre de 1793 y guillotinado el 24 de marzo de 1794, bajo la acusación de ateísmo.

martes, 10 de marzo de 2009

Pa i tomàquet

Ayer asistí a una tertulia tan grata como interesante a la que los tertulianos habituales han puesto un nombre perfectamente explícito: "Pa i tomàquet amb tertúlia". Aquí, lo aseguro, el orden de los factores es importante. Los asistentes: Mercé Beltran, Carol Biosca, Salvador Cardús, Jordi Casabella, Marga Gallifa, Francisco Longo Martínez, Ferran Mascarell, Irene Rigau, Jordi Sánchez, Josep Maria Sanclimens, Mariona Trabal, Xavier Vidal, Josep Villalonga y Ernest Maragall. Se habló, por supuesto, de enseñanza, pero no es de esto de lo que quiero hablaros a vosotros, sino de lo relevante, o sea, del "Pa i Tomàquet", de cuyos entresijos me informé ayer al dedillo. Ahí van:
  • El pan, que ha de haber salido del horno cinco o seis horas antes de la preparación, tiene que ser redondo, de medio kilo, de trigo cocido en horno de leña y no excesivamente tostado, cortado a rebanadas de un grosor de 1,3 cm. La miga ha de ser de agujeros pequeños y continuos.
  • El tomate tiene que ser rojo, maduro, lustroso y de pulpa compacta.
  • El aceite ha de tener un grado de acidez muy bajo (máximo de 0,8 grados). En este caso se usó oliva virgen extra de primera presión en frío de aceitunas de La Boella, de La Canonja, Reus.
  • Elaboración: Se untan con tomate las dos caras de la rebanada de pan en forma circular hasta cubrir homogéneamente toda la superficie. Después se añaden, por este orden, la sal y el aceite, vertido desde la aceitera. El caño ha de situarse a unos 10 cm del pan y el chorro ha de caer de manera lenta y continua, no a ráfagas. Y se sirve rápidamente.
  • Acompañamiento. Nos sirvieron dos rebanadas de pan en dos tandas. En la primera el "pa i tomàquet" iba acompañado de jamón ibérico de bellota cortado a máquina; longaniza de Vic, chorizo y lomo ibérico, anchoas de La Escala y queso manchego. En la segunda, de una tortilla de dos huevos puestos el día anterior por unas gallinas controladas de La Cerdanya, y sobrasada de Mallorca.
  • El vino tinto, un más que excelente Château Hélène.

domingo, 8 de marzo de 2009

Escribir y progresar

En una carta fechada en el año 412, Agustín recuerda que Cicerón se admiraba de un hombre que "jamás pronunció palabra de la que más tarde tuviera que retractarse". "¡Elevado elogio, sin duda -añade- pero más aplicable a un asno completo que a un auténtico sabio!". El camino del saber no está libre de errores. Tanto es así que difícilmente un hombre que lo transite podrá ser un juez predispuesto hacia su propia causa. Es el caso del mismo Agustín. "Porque soy de los que escriben porque han hecho algún progreso, y de los que progresan escribiendo".

viernes, 6 de marzo de 2009

Liderazgo, política y mundo de la vida

En una ocasión Jacques Delors me explicó que el Presidente Mitterrand le dijo un día: "Écoutez, Delors; Jacques, écoutez. Usted no será nunca Presidente de Francia". (Yo creo que lo hubiera podido ser perfectamente, lo que pasa es que Delors tiene algún otro defecto, que no es este que voy a explicar ahora; de hecho, lo admiro mucho y le tengo afecto, entre otras cosas, por lo que les voy a explicar ahora.) "Monsieur le Président, ¿por qué no puedo ser Presidente de Francia?", le preguntó Delors. "Porque usted es cristiano", le respondió el Presidente. Por supuesto, su respuesta no hay que tomarla al pie de la letra, pues lo que le venía a decir era: "Usted no es un killer, y como usted no es un killer, usted no puede ser Presidente de Francia". Evidentemente, Mitterrand era un killer político. Por supuesto, no ha asesinado a nadie, al menos que sepamos, pero era un killer en el sentido político de la palabra.
(...)
... la política no será eficaz si no conserva un elevado grado de nobleza, que probablemente no será del cien por cien, porque todos, en algún momento de nuestra vida política, hemos sido un poco killers...

Estas palabras son de Jordi Pujol. Las pronunció en noviembre de 2007 en el Monasterio de Sant Benet de Bages, en el marco de unas jornadas de reflexión convocadas por la "Cátedra Liderazgos y Gobernanza Democrática" de ESADE. Entre los asistentes estaba Josu Jon Imaz, que ayer abrió las jornadas de este año.

Me gustó, me gustó mucho su intervención. Oficialmente trataba sobre las diferencias y similitudes entre el liderazgo empresarial y el político, pero en la mente de todos estaba su experiencia como líder del PNV y en esta clave -él era plenamente consciente- interpretábamos cada una de sus palabras. De hecho justo al comienzo de su intervención, tras recalcar que el ejercicio del liderazgo "implica riesgo, compromiso, aunque te vaya la vida en ello", pasó a tratar del fallido proceso de paz en Euskadi, insistiendo en que sus obsesiones como líder eran por una parte la coordinación institucional entre Madrid y Vitoria y, por otra, impedir que ETA marcara la agenda de la negociación. A continuación dejó caer estas joyas:
  • Es importante tener un círculo de amigos que no coincida con los amigos del partido.
  • Hay que tomar decisiones aun sabiendo que nos van a penalizar a corto plazo. A veces el líder no sobrevive al liderazgo.
  • Las afiliaciones a los partidos políticos son en general más radicales que el espacio social de esos partidos.
  • El líder debe ofrecer soluciones, pero la sociedad prefiere a veces el conflicto.
  • El problema político de hoy no es la distancia entre los representantes y los representados, sino su excesiva cercanía, que con frecuencia impide que el político se enfrente al pueblo.
Toda la intervención de Imaz estuvo trufada de citas del filósofo bilbaíno Daniel Innerarity, de quien parece haber tomado la idea -desde mi punto de vista fundamental- de que la supuesta degeneración política del presente no tiene nada que ver con que los políticos actuales no estén a la altura de las circunstancias, sino con el hecho de que la sociedad se ha ido fraccionando en grupos de intereses que defienden, de manera legítima, sus intereses parciales con absoluta incapacidad para interrogarse por el interés general. De ahí que la responsabilidad del liderazgo, esto es la capacidad para "asumir lanzar el penalti en el último minuto del partido", se haya vuelto cada vez más compleja. Ya he escrito por aquí varias veces que en la actualidad la política es, sobre todo, el arte de elegir perjudicados, porque sea la que sea la decisión que el político tome, algún segmento o grupo social se considerará inmediatamente perjudicado y, por lo tanto, legitimado para poner en tela de juicio el sistema. De ahí que la tentación de los políticos débiles sea negarse a tomar decisiones.

En la intervención de clausura tomó la palabra Jordi Pujol recuperando las ideas de Imaz, pero apoyándose en Aristóteles. La política -dijo- se mueve hoy por dos cosas básicamente: la extensión del bienestar y el fomento del hedonismo, y ninguna de estas cosas crea épica. Y sin épica hay pocas posibilidades de que se desarrolle la vocación política.

Entonces me di cuenta de que Imaz había estado hablando -creo que sin saberlo- de la "megalopsykhía" aristotélica, es decir, de esa virtud política fundamental que se nutre del deseo de querer asumir responsabilidades políticas en la comunidad con la dirección del bien común. La "megalopsykhía" es, en definitiva, la capacidad para llevar adelante un proyecto ambicioso del bien común sin temor a asumir riesgos. El proyecto político -insistieron Imaz y Pujol- es mucho más importante que el programa, entre otras cosas porque el programa no se lo leen los electores. "Ni tan siquiera los candidatos lo leen", remachó Pujol.

Salí de ESADE con la satisfacción de haber asistido a un gran acto, pero con un ligero sabor amargo en la boca, porque era consciente de que nada de lo que había oído tendría eco en la escuela. De hecho la escuela -el sistema educativo, en general- parece desconfiar del liderazgo y de todo aquel que sobresale, mientras fomenta un asamblearismo moral que, aunque se cree muy noble, está dando de manera escandalosa las espaldas al mundo real. Nunca había sido más consciente de hasta que punto tenía razón en el título de mi libro, "L'escola contra el món". En ningún otro lugar de la sociedad actual se sospecha más de la "megalopsykhía" que en nuestras escuelas.

Y entonces recibí una llamada telefónica. Una persona muy próxima, de mi edad, que solía participar por este café acababa de morir, fulminantemente. Decidí bajar caminando desde ESADE, en Pedralbes, hasta la Plaza de Cataluña, a pesar de que mi menisco roto se resentía a cada paso. Pero hay cosas importantes y cosas accesorias. Y lo importante y lo accesorio aparece allí, en el mundo de la vida, con una claridad tal que es imposible que quepa en ninguna fórmula científica. Lo importante para mí, lo único importante, era respirar mientras disfrutaba con voracidad el tibio sol de la mañana.

jueves, 5 de marzo de 2009

Entre maullidos

Una vez me dijo cierto filósofo notable que para entender bien un sistema filosófico hay que tener presente las condiciones físicas en que fue pensado. Si esto es así, entonces la filosofía de María Zambrano algo tiene que ver con los maullidos.

María Zambrano vivía con su hermana Araceli, que era incapaz de no apiadarse de cada gato enfermo que encontraba por la calle. Quien conozca Roma sabe bien que hay pocas ciudades con más gatos. Pues bien, María y Araceli comenzaron a vivir en esta ciudad en 1953 y pronto su casa se llenó de gatos. Llegaron a tener 25. Para evitar que se reprodujeran tenían separados a los machos y a las hembras. No puedo ni imaginarme el escándalo que organizarían en las épocas de celo, con los subsiguientes y obvios problemas con los vecinos.

En 1959 se trasladaron durante un tiempo a un pueblecito del Suiza y con ellas se llevaron a sus gatos, dando origen a todo tipo de incidentes en el tren. Algunos dicen que por su culpa los ferrocarriles suizos sufrieron el único retraso conocido de su historia. A los cinco meses se vieron obligadas a regresar a Roma. El propietario de la casa suiza no soporta más tiempo a los gatos zambranianos. No fueron recibidas con muchas alegrías en su vecindario romano. En 1963 las protestas vecinales alcanzaron tal calibre que el Ministro del Interior decidió expulsarlas no ya de Roma, sino de Italia. Lo impidió la intervención directa del Ministro de Justicia... tras convencerlas de la necesidad de un cambio de domicilio.

Sólo con la muerte de Araceli se libera María de la gatomaquia cotidiana. En el 84 vuelve a España y ya parece olvidada por completo de los maullidos.

"Mi generación -confiesa en una entrevista- es la que yo llamaría 'la del toro'. Fue sacrificial. Fuimos el toro nosotros. Yo he sido toro y se lo que es eso."

Como sabéis bien, tengo una gata, Bacallà Salat, que domina imperativamente en mi afectividad felina. Me costaría vivir con dos. Una mirada gatuna ya es suficiente enigma para mi. Con frecuencia Bacallà Salat viene a sentarse a mi lado, sobre mi mesa de trabajo. A veces decide tumbarse directamente sobre el teclado del ordenador y se enfada de veras si la aparto, con lo cual, si lo que tengo entre manos es urgente, me veo abocado a una bronca de la que no siempre salgo bien parado. Más de una vez me he perdido en sus ojos, con la sospecha de que insinúan alguna arcana sabiduría que me resulta por completo indescifrable, pero que tiene que ver con el paso del tiempo.

Quizás María Zambrano alcanzó a descifrar el enigma de los ojos gatunos. Lo sospeché cuando leí esta reflexión que se encuentra en el prólogo a su Séneca:

"Indudablemente, el descubrimiento del tiempo no puede verificarse más que en un momento negativo dentro de la propia vida, en que hemos perdido alguna cosa que la estaba llenando: el tiempo es la sustancia de nuestra vida y por lo mismo está bajo ella, como fondo permanente de todo lo que vivimos; descubrir ese fondo tiene algo de caída que sólo tiene lugar en un especial estado de angustia, desengaño o vacío. Descubrir el tiempo es descubrir el engaño de la vida"
Leo el texto en voz alta mientras Bacallà Salat se lame parsimoniosamente, echándome de vez en cuando una mirada sesgada.

miércoles, 4 de marzo de 2009

De vinos, poemas, risas y mandalas

El mundo va rodando y rodando en su anonimato. Y en su rodar rodamos cada uno en nuestro engranaje, que ahora nos separa a unos de otros y ahora, porque le da la gana, nos arroja a la sorpresa del reencuentro. Así, ayer mismo, mientras Alicia Cancela, Pau Gener Galin i Jordi Vintró jugaban con nuestras lenguas, descubrí que Pau es amigo de Feli, aquella maestra genial con la que trabajé en Martorell hace ni sé cuántos años; que Jordi tiene familia diversa por Ocata; que Alicia es algo así como la chica de la estación; que Pau fue adoptado por los supervivientes de la Beat Generation en su estancia en Nueva York (¡envidia, envidia de las grandes!); que Mercedes Delclós sigue muy viva, tan viva que ayer mismo realizó una epifanía en el "Vins i Divins" y todo se llenó de luz; que Marc Marzal pasaba por allí y entró a ver qué pasaba y acabamos hablando de sus mandalas,


Y el vino sabe mejor que nunca -esos blancos nuevos tan frescos del Valle de Sadacia ...- y disfrutas de las risas de Anna y Manolo, y de la presencia de las tres ninfas de Ocata (que en realidad son cuatro más un joven sátiro). Y de los cuadros recién expuestos de Marta Fortuny.

Hay tardes de invierno que ya son primavera y parece incluso que están a punto de recuperar su antiguo color desvanecido nuestros blancos cabellos. Y sí, hasta nos descubrimos capaces de salir a recitar antiquísimos poemas biográficos y de redescubrir amores inéditos abrazados a nuestro amor de siempre.

Y es que hay veces que el mundo al rodar da la hora exacta.

martes, 3 de marzo de 2009

Mirando los resultados electorales con perplejidad

Me dicen los que saben de esto que en Galicia los que han ganado han sido Mariano Rajoy por una parte y Pepe Blanco por otra.
- ¿Y por qué Pepe Blanco?-, pregunto ingenuamente.
- Porque no se cansa de decir "esto ya lo sabía yo".
- ¿Qué es lo que sabía?
- Que si se retrasaban las elecciones el progreso de la crisis jugaría en Galicia a favor del PP. Se lo advirtió a Pérez Touriño y éste le salió con que prefería defender los intereses de Galicia que los de su partido.
- Noble actitud...
- ¡No seas cínico! ¡Seguro que estaba convencido de que hacerse pasar por paladín de los intereses gallegos le reportaría más votos!
- En todo caso no sabemos qué hubiera pasado si las elecciones se hubiesen adelantado tal como quería Blanco.
- Eso es ahora irrelevante. Los resutados electorales son de quien se los apropia.
- ¿Y con Patxi López qué pasará?
- No lo dudes: No se hará nada en contra de la voluntad de Pepiño. Mira lo que pasó en Navarra. Fue Blanco quien estableció la política de pactos que mantiene a UPN en el gobierno con el apoyo del PSN.
- Me imagino que ahora en Euskadi se cerrará el círculo que se abrió en Pamplona con aquella decisión. ¿Pero cómo?
- Pepiño tiene la última palabra. Y a él le gustan los encajes de bolillos.

Un rebuzno de Voltaire

Del burro he hablado ya tantas veces, que me salto, por pereza, los enlaces a los apuntes que lo nombran (he decidido utilizar "apunte" en lugar de "post") e intuyo que no será la presente la última vez en que me tope con su zoosófico rebuzno.

Voltaire en su Diccionario filosófico tras comentar que el asno de Luciano, heredado literariamente por Apuleyo, dio nacimiento a un asno de oro, suelta esta puya: "Lo más chistoso de la tal novela es lo relativo a Luciano. El chiste consiste en que una dama se enamoró de ese hombre cuando era asno, y no lo quiso ya cuando se convirtió en hombre." O sea que si de metamorfosis hablamos, la historia no se acaba con el fin de la Antigüedad.

Y no tengo nada más que añadir.

domingo, 1 de marzo de 2009

Puntuales como siempre...

... llegan los buenos deseos de Ruja. La primavera no sería lo mismo sin ellos.

Bulgaria, siempre también, en el corazón.

Ladera de Zaichi Vruh, por donde se extendía la ciudad tracia de Kabyle. La ascendí una mañana de marzo acompañado de Ilia Krastev, director del museo de Yambol, y de Ruja Popova. Y por esa mañana hubiera merecido la pena aquel largo viaje por Bulgaria.

Voltaire y la zoonomía monárquica

Voltaire no duda en reconocer la complejidad de la "república industriosa" de las abejas en su Diccionario filosófico, tanto es así que llega a considerarlas superiores a los hombres, "pues ni una sola de nuestras secreciones sirve para nada, y no hay ninguna que no haga parecer desagradable al género humano". A lo que no puede dar su consentimiento es a la tesis de que están dirigidas por una reina. "Indudablemente esta idea no se le ocurriría a ningún republicano". Como desde antiguo se habla de la monarquía de las abejas, se ve obligado a justificar la tradición con alguna hipótesis: "Es posible que el rey y la reina sólo sean dos abejas que por casualidad vuelan al frente de las demás". Pero de ahí a aceptar que en las colmenas haya una corte, le parece excesivo. Si algún animal tiene apariencia de ser rey y de tener corte, ése es el gallo: "continuamente llama a las gallinas y deja caer el grano de su pico para que ellas se lo coman; las dirige y las defiende; no consiente que otro rey participe con él del dominio de su pequeño estado, y no se aleja nunca de su serrallo. Esta es la imagen verdadera de la monarquía, que se representa mejor en un corral que en una colmena".

Una carta de John Dewey