jueves, 17 de agosto de 2017

Най-хубавият град в Света!

- Професор Лури, добре ли сте? Как сте?

- скъп приятел. Всички сме добре, но много ядосан. днес да крещи на висок глас: "Вива Europa!"

- Да живее Европа! Скъпи професор Лури! Моля се всичко да е добре в Барселона! Най-хубавият град в Света!

Conversación con mi amiga Vesselina Vassilieva, que resume otras muchas: con Ruja Popova, con B., con Jean, con Luis, con Jean-Michel, con Vladimir...

martes, 15 de agosto de 2017

Balmes

I
“En la actualidad, se piensa sintiendo”

II
“La filosofía consiste en ver en cada objeto todo lo que en él hay, y no más de lo que hay”. 

III
“Llamamos filósofo a un hombre que sabe dar a las cosas su verdadero valor”

IV
 “No hay filosofía donde no hay más que palabras, donde sólo se encuentran pensamientos atrevidos o imágenes brillantes. Sólo hay filosofía donde hay verdad”.

La educación de John Stuart Mill

John Stuart Mill, Autobiography:

“A man who, in his own practice, so vigorously acted up to the principle of losing no time, was likely to adhere to the same rule in the instruction of his pupil. I have no remembrance of the time when I began to learn Greek; I have been told that it was when I was three years old. My earliest recollection on the subject, is that of committing to memory what my father termed vocables, being lists of common Greek words, with their signification in English, which he wrote out for me on cards. Of grammar, until some years later, I learnt no more than the inflections of the nouns and verbs, but, after a course of vocables, proceeded at once to translation; and I faintly remember going through Aesop’s Fables, the first Greek book which I read. The Anabasis, which I remember better, was the second. I learnt no Latin until my eighth year. At that time I had read, under my father’s tuition, a number of Greek prose authors, among whom I remember the whole of Herodotus, and of Xenophon’s Cyropaedia and Memorials of Socrates; some of the lives of the philosophers by Diogenes Laertius; part of Lucian, and Isocrates ad Demonicum and Ad Nicoclem. I also read, in 1813, the first six dialogues (in the common arrangement) of Plato, from the Euthyphron to the Theoctetus inclusive: which last dialogue, I venture to think, would have been better omitted, as it was totally impossible I should understand it. But my father, in all his teaching, demanded of me not only the utmost that I could do, but much that I could by no possibility have done. What he was himself willing to undergo for the sake of my instruction, may be judged from the fact, that I went through the whole process of preparing my Greek lessons in the same room and at the same table at which he was writing: and as in those days Greek and English lexicons were not, and I could make no more use of a Greek and Latin lexicon than could be made without having yet begun to learn Latin, I was forced to have recourse to him for the meaning of every word which I did not know. This incessant interruption, he, one of the most impatient of men, submitted to, and wrote under that interruption several volumes of his History and all else that he had to write during those years.”

domingo, 13 de agosto de 2017

Pensar

Tiene razón Platón cuando dice que pensar es sacar a la luz explícita lo que de alguna manera llevas contigo de manera implícita. Lo que ocurre es que para llevar cosas dentro hay que llenar el depósito de conocimientos. En caso contrario se corre el riesgo de descubrir cada día el Mediterráneo. La reminiscencia es darse cuenta de que sabemos más cosas que las creíamos saber cuando nos pusimos a pensar. Estaban ahí, pero había que tirar del hilo.

Los grandes pensadores piensan pensando. Ponen sus pensamientos delante de su su conciencia y van desplegándolos en una dirección determinada, paso a paso, de manera rigurosa.

Los pensadores mediocres necesitamos seguir otro camino. Yo, al menos, para pensar necesito o hablar o escribir.

Más de una vez, después de estar hablando con alguien tengo que tomar apuntes de los argumentos que he aportado al diálogo, precisamente porque no los tenía en mente antes de ponerme a hablar. Entre asentimientos y objeciones algo que inicialmente era difuso ha ido tomando cuerpo. Pero mi manera habitual de trabajar es la de escribir primero las ideas que tengo sobre una cuestión y después leer despacio lo escrito, descubriendo que en el texto hay sugerencias de las que no era consciente en el momento de escribirlo. A veces esas sugerencias se resumen en una sola palabra, pero esa palabra, al nombrar lo que no estaba, le da la vuelta completa a un argumento. En otras ocasiones -y no precisamente las menos-  lo que la lectura me demuestra es que tengo que desarrollar más a fondo una idea y que para ello necesito recurrir a los grandes pensadores que han tratado de la misma cuestión que a mi me ocupa. No es extraño que me vea en un aprieto y que para salir de él tenga que pensar contra mi mismo, porque me doy cuenta de que, en el fondo, no comparto la tesis que defiendo. De esta forma el primer texto se convierte en un segundo, en un tercero o en un cuarto texto y frecuentemente entre el primero y el último hay muy pocas cosas en común.

El proceso puede ser agotador, pero fascinante, no tanto porque llegue a conclusiones sublimes, sino porque me obliga a ponerme a mí mismo contra las cuerdas hasta que puedo dar a lo escrito una conformidad convincente que, en ningún caso, será definitiva, porque cuanta más visibilidad toma una nueva idea en el texto, más posibilidades encuentro de desplegarla en direcciones que inicialmente no tenía previsto seguir.

He llegado al último capítulo de un libro que me ha hecho sudar la gota gorda. Del texto inicial que escribí el diciembre pasado queda poco. El actual tiene 100 páginas más y es bastante más complejo. Sé, que en el fondo, podría no acabarlo nunca. Pero sé también que probablemente mañana o pasado mañana lo daré por acabado con la sensación de que en cierta forma he cambiado yo más que el propio texto.  

El que avisa...


jueves, 10 de agosto de 2017

Mi nieto y los trenes

A mi nieto Gabriel, que tiene 3 años, le gustan los trenes. Pero el suyo no es un gusto normal para un niño de 3 años. Le apasionan. Ayer estaba viendo con tanta atención un reportaje en la tele sobre el sistema de frenado de los trenes suizos que cuando el reportaje era interrumpido por los anuncios publicitarios, protestaba de manera muy airada. Yo estaba a su lado y era incapaz de entender qué fascinaciones irresistibles encontraba la criatura en aquellas imágenes. Pero allí estaba él, sin poder apartar la mirada de la pantalla. He dicho bien: el sistema de frenado de los trenes suizos.

Le gusta ir a ver pasar los trenes y esta misma mañana ha estado a punto de marcharse solo de la Plaza de Ocata, donde estábamos desayunando, para ir a la vía. Si estamos cerca de la vía se emociona profundamente cuando ve pasar un tren y lo saluda de manera tan efusiva que muchos maquinistas sueltan un pitido rotundo cuando lo ven.

Y yo me pregunto: ¿Por qué demonios nos ha salido en la familia esta criatura tan apasionada por los trenes si a los demás las cosas de los ferrocarriles nos dejan completamente indiferentes?

No tengo ni idea y eso, en parte, me alegra, porque significa que la influencia familiar en el desarrollo de los intereses del niño, siendo, sin duda, importante, nunca es completamente determinante. Los niños, al final, salen como salen. Les puedo asegurar que nadie de mi familia -excepto Gabriel, claro- está ni remotamente interesado en el sistema de frenado de los trenes suizos. Pero por otra parte todo esto me intriga: ¿Cómo demonios aparece el interés? ¿De qué semilla crece? ¿Cómo se nutre? Y, en realidad, ¿de qué hablamos exactamente cuando hablamos de interés?

Melancolía del turista deshaciendo la maleta

Joachim Du Bellay (1522-1560), Les Regrets:

Je me pourmene seul sur la rive Latine,
La France regretant, & regretant encor
Mes antiques amis, mon plus riche tresor,
Et le plaisant sejour de ma terre Angevine.

Je regrete les bois, & les champs blondissans,
Les vignes, les jardins, & les prez verdissans
Que mon fleuve traverse...

domingo, 30 de julio de 2017

Sobre hablar y callar

Seguimos con las citas que recoge Sententiae Antiquae del Gnomologium Vaticanum 

 58 “Cuando le preguntaron a Aristóteles qué era lo más difícil en la vida, dijo: "callarse".

῾Ο αὐτὸς ἐρωτηθείς, τί δυσκολώτατόν ἐστιν ἐν βίῳ, εἶπε· „τὸ σιωπᾶν”.

 547 “Filoxeno decía que los oídos de la gente se echan a perder por culpa de su lengua, porque antes de escuchar bien, se empeñan en rebatir lo que no han oído.”

Φιλόξενος ἔφησε τῶν ἀνθρώπων τὰς ἀκοὰς τῇ γλώσσῃ συντετρῆσθαι· πρὶν γὰρ ἢ καλῶς ἀκοῦσαι, σπουδάζειν αὐτοὺς ἅπερ οὐκ ἐπίστανται πρὸς ἄλλους λέγειν.

 456 “Pítacos le preguntó a Bias: "¿Qué es lo más difícil en la vida?" Cuando le contestó “Conocerse a uno mismo", preguntó de nuevo: "¿Y qué es lo más fácil?" Bias le respondió: "Criticar a los demás".

῾Ο αὐτὸς Βίαντα ἠρώτησε· „τί δυσχερέστερον ἐν τῷ βίῳ”; τοῦ δὲ εἰπόντος· „τὸ ἑαυτὸν γνῶναι” πάλιν ἤρετο· „τί δὲ ῥᾴδιον”; καὶ πάλιν Βίας φησί· „τὸ ἕτερον ψέξαι”.

 382 “Crates el cínico acostumbraba a decir que más vale dar un patinazo con el pie que con la lengua"

῾Ο αὐτὸς ἔφη κρεῖττον εἶναι τῷ ποδὶ ὀλισθῆσαι ἢ τῇ γλώττῃ.

 219 “Cuando a Demóstenes le preguntaron cuál es la mejor arma, contestó: “La palabra”.

῾Ο αὐτὸς ἐρωτηθεὶς ποῖον μέγιστον ὅπλον εἶπε· „λόγος”.

viernes, 28 de julio de 2017

Beneficios de la filosofía

De Sententiae antiquae (del Gnomologium Vaticanum)

36 “Cuando le preguntaron a Aristipo qué había sacado en limpio de la filosofía, contestó: "Ser capaz de charlar gratamente con la gente que me encuentro.”

῾Ο αὐτὸς ἐρωτηθείς, τί αὐτῷ περιγέγονεν ἐκ φιλοσοφίας, ἔφη· „τὸ ἀδεῶς τοῖς ἐντυγχάνουσιν ὁμιλεῖν”.

162 “Bión decía que la capacidad intelectual era el mejor de todos los bienes, pero que el bien orientador era la prudencia.”

῾Ο αὐτὸς τὴν μὲν φρόνησιν ἔφη παντοπώλιον εἶναι τῶν ἀγαθῶν, τὴν δὲ σωφροσύνην στρατουργίαν.

182 “Cuando Aristipo le preguntó a Diógenes qué había sacado en limpio de la filosofía, dijo: "Ser rico sin tener un céntimo."

῾Ο αὐτὸς ἐρωτηθεὶς ὑπὸ ᾿Αριστίππου τί αὐτῷ περιεγένετο ἐκ φιλοσοφίας εἶπε· „τὸ πλουτεῖν μηδὲ ὀβολὸν ἔχοντα.”

miércoles, 26 de julio de 2017

La última carta de Camus



Voici ma dernière lettre, ma tendre. Ce sera pour te souhaiter l'année du cœur plus une couronne de tendresse et de gloire.  J'espère que tu vas devenir question résistance et vigueur comme Ray Sugar Robinson.   J'espère aussi que cette année sera en même temps celle du travail en commun.

Il fait beau, le vent souffle, et j'espère qu'il soufflera aussi sur mon rhume. J'ai fermé mes dossiers.  Il n'est pas possible de travailler sérieusement avec une famille, et de perpétuelles visites d'amis de Francine ou des enfants. Je vivrai donc peinard jusqu'à lundi. Pour le reste, j'essaierai de recommencer à Paris ou bien, hélas, je repartirai. Tant que ce livre monstrueux ne sera pas fini, il n'y aura pas de paix pour moi.

Mais pour le moment je rentre, et je suis content de rentrer.  À mardi, ma chérie, je t'embrasse déjà , et te bénis , du fond du cœur .


A.

De nuevo, gracias, B.

El utilitarismo

Escribe Paul Ricoeur a propósito del utilitarismo en la que a mi parecer es su obra más importante, Sí mismo como otro: "El utilitarismo, como sostiene un discípulo francés de René Girard, Jea-Pierre Dupuy, implica tácitamente un principio sacrificial que equivale a legitimar la estrategia de la víctima expiatoria (...). Dupuy considera que en Rawls hay un principio antiutilitarista y, por lo tanto, antisacrificial: kantianamente se niega a utilizar a nadie como víctima porque sería utilizarla como medio: el que podría ser la víctima no debería ser sacrificado ni siquiera en provecho del bien común."

Siempre he sospechado que los sujetos que Rawls tiene en mente son sujetos "naturaliter" socialdemócratas, es decir, incapaces de entender las mentirijillas que se cuentan a sí mismos.

domingo, 23 de julio de 2017

¡Franco, Franco!

"¡Franco, Franco!", gritábamos ayer por la noche en el castillo de Peralada.

Y Franco Battiato nos dio dos bises.

El tiempo ha erosionado su fuerza física, que me parece que en su caso nunca fue precisamente hercúlea, y le ha robado buena parte de la voz, pero le ha dejado intacta  la profesionalidad, la entrega y, sobre todo, el buen gusto para acompañarse de unos músicos excelentes.

Todo hubiera ido perfecto si una pareja que teníamos al lado no se hubiera pasado la primera parte del concierto tuiteando, sin ningún conciencia de que la luz de sus móviles nos molestaba a los de alrededor. Hubo que decírselo, porque a algunos hay que decirles lo elemental. Su comportamiento confirma mi tesis de que las tecnologías son prótesis antropológicas que amplifican lo que ya cada uno es. No hace mucho mi mujer y yo -y cuarenta más- asistimos en vivo y en directo a la ruptura de una pareja. Seguimos todos los detalles de la misma gracias a que un joven -que andaría por los 25- nos los fue revelando a viva voz mientras hablaba por teléfono con su inminente exnovia en el trayecto del tren de cercanías que va de Ocata a Barcelona, sin ningún sentido del pudor. La cosa era bastante morbosa, pero no le dijimos nada. Nos pudo la curiosidad por ver cómo acababa aquello. 

Acudimos a Peralada invitados por Expansión y nos lo pasamos bien. Coincidimos con personas conocidas del mundo editorial en el cóctel previo al concierto y hablamos de que los universitarios han dejado de leer. Lo que contaron algunos mejor que quede en el secreto del sumario, si es que hay que seguir confiando en el futuro.

jueves, 20 de julio de 2017

Balmes

Me acaba de llegar:



"¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer viajero filósofo que nos trajo noticias directas de las universidades del Rhin, hubiese sido Balmes y no don Julián Sanz del Río." -Menéndez Pelayo, Dos palabras sobre el centenario de Balmes. Efectivamente, irse a estudiar filosofía a Alemania el año 1848 y volverse con las ideas de Krause no pone de manifiesto una fina perspicacia intelectual.

Algunas frases de Balmes que recojo en este folleto de mi Conferencia Balmesiana del año pasado:
  • "Cuando veáis una clasificación muy precisa, como salida de un molde [de la historia de la filosofía], tened por seguro que el clasificador o finge o se alucina".
  • "La discusión es un disolvente de las leyes y de las instituciones; pero la discusión es el ejercicio de la razón".
  • ¿Cuáles son las conquistas prácticas de la filosofía? "En el orden material muchas; en el social, harto escasas; en el moral y religioso ninguna".
  • "El estudio de la filosofía y de su historia engendra en el alma una convicción profunda de escasez de nuestro saber, por manera que el resultado especulativo de este trabajo es un conocimiento científico de nuestra ignorancia".

Si alguien está interesado en esta conferencia, me imagino que puede pedirla al Ayuntamiento de Vic

martes, 18 de julio de 2017

Diálogo (o casi) con C.

- Los filósofos, Luri, sois desesperantes, siempre andáis buscando en las profundidades y por eso no veis la superficie.
- ¿Siempre?
- Es vuestro sino, padecéis el "síndrome abisal de la verdad". Para vosotros el talud continental ya es doxa.
- ¿Y eso a dónde nos lleva? 
Aclaro al lector que estábamos discutiendo sobre el fundamento de la cultura humana.
- ¡A lo obvio que vosotros no veis!
- ¿Y qué es eso tan obvio que nosotros no vemos?
- La longitud del brazo humano.
Vuelvo a aclarar: previamente habíamos estado resaltando la estructura visual del hombre, la bipedestación, la falta de pelo, el animal de mejillas coloradas, etc. Y también de la capacidad de llevar a los niños en brazos.
- Ya hemos hablado de eso.
- Pero no de lo fundamental...
- Que es lo que tú ahora me vas a decir...
- ... que es que la medida del brazo del hombre es la justa para que pueda limpiarse el culo.
Me echo a reír.
- Ríete si quieres, pero ahí está todo el misterio. Un palmo más corto, y nos hubiésemos quedado sin cultura humana. 

domingo, 16 de julio de 2017

Buen domingo

Como para la emoción valemos todos, la escuela New Age ha decidido sustituir los conocimientos (que, indudablemente, crean diferencias) por una mezcla dulzona de sentimientos, que no son sino pensamientos vagos, y una promoción universal del entretenimiento. A veces, es cierto, asegura que sólo le preocupa la felicidad del niño, pero no hay que hacerle mucho caso. La felicidad es un fenomenal generador de diferencias, porque, si nos la tomamos en serio, apunta al infinito. De ahí la ambigüedad de la aspiración a la equidad. Es una aspiración que, legítima o no, apunta también al incremento de la felicidad... Escribo esto a vuelapluma tras leer un mail de un amigo que me cuenta lo siguiente:

Hoy al volver de misa he recordado su artículo sobre el efecto Mateo de noviembre de 2014 y el comentario del conde de Romanones delante del funcionario que dormía en su mesa... 
Usted finalizaba su artículo haciendo alusión a los alumnos que "prefieren fracasar al aire libre" en alusión al problema de absentismo escolar. 
Creo que hoy ya podemos hablar de los alumnos que prefieren fracasar "cómodamente" en los centros escolares donde se respeta su "ritmo de aprendizaje" eufemismo para camuflar la vagancia en demasiados casos,  y qué, cómo y cuándo aprenden... (quisiera ver el modelo del los jesuitas de forma generalizada sin la selección económica de sus mensualidades) 
En secundaria hay más preocupación en ver cómo y con qué los entretenemos antes de dejar claro qué sería bueno que todos aprendieran, para facilitar metas futuras..., frutos del evangelio. 
Volvemos al -progresa adecuadamente o necesita mejorar- bajo las formas "d'assolit o no assolit"  en Cataluña pero trabajando en grupos cooperativos..., los alumnos con algún interés y hábitos de trabajo serán los que acabaran huyendo de los centros si no lo remediamos...
Actualización del efecto Mateo en Educación 
Al que no tiene se le dará -por la cara- y al que tiene se le quitará hasta las ganas.
Buen domingo
Sobre Romanones: Cuando Romanones fue nombrado ministro de Instrucción, cometió la imprudencia de ir a visitar a los funcionarios supuestamente a su servicio. Entró en un salón y estaban todas las mesas desocupadas. Y lo mismo en otros dos más. Finalmente, en el cuarto se encontró a un funcionario felizmente dormido sobre la mesa. El secretario de Romanones quiso despertarlo, pero Romanones lo contuvo: "No, no lo despierte. Porque si lo hace, se marchará". 


viernes, 14 de julio de 2017

Mi "estar estando" este verano

Miro hacia atrás y de repente me descubro agotado.

Para mi el verano comenzó el 13 de junio en la Escola Llissach de La Gleva con un discurso titulado Elogio de la negligencia que, por supuesto, no lo era. Después he aceptado participar en un tribunal de una tesis doctoral en la facultad de filología griega de la U.B., en un curso de verano de esta misma universidad y en una mesa redonda del Col·lectiu Pere Quart en el Ateneu en defensa de las humanidades.

El día 24 de junio llegó al aeropuerto del Prat Xavier Audiquet, con un paquete de mi amigo mexicano Luis Moctezuma, del que hablaré en su momento preciso. Para mí está suponiendo toda una aventura intelectual.

He escrito un artículo para la revista "Papers de vi", titulado Vinyes verdes vora el mar (5 páginas), he corregido las galeradas de mi Elogio de las familias sensatamente imperfectas, que saldrá en septiembre, he escrito un prologo para Tu futuro, de Rita Levi-Montalcini que publicará la editorial Plataforma (16 páginas) y acabo de poner el punto final a un capítulo para la reedición ampliada de un libro de otro amigo mexicano, Martín Gabriel Barrón Cruz, titulado Actuaciones ministeriales en el homicidio de León Trotsky, editado por el INACIPE en México (19 páginas) y tengo pendiente, pero pensado, un texto de 30.000 caracteres para un libro que lleva el título de Filosofar en Cataluña, en el que participo con filósofos catalanes de renombre.

Sigo dándome cabezazos contra un libro que tengo a punto de acabar, pero nunca acaba de estar al punto.

He recibido invitaciones para viajar a Centelles, Castellón, Valladolid, Madrid y México.

Debería descansar. Pero es que descansando me lo paso fatal. Soy un neurótico que ha aprendido a querer a su neurosis.

La felicidad de estar estando

Unamuno, artículo en El Noticiero de Bilbao en 1899: "Los espíritus aficionados a los dramas fuertes ... a sucesos de bulto, no ven la dulce y tierna poesía de la vida cotidiana... la poesía amarga de la vida de almacén... Yo veo poesía en los aldeanos que meriendan y juegan al mus, en los obreros llenos de hollín..., hasta en el indiano que, satisfecho de haber trabajado como un negro, se va al Arenal, se sienta a la sombra y está estando."

jueves, 13 de julio de 2017

La educación, en su mínima expresión

La cuestión de la educación se resume, en el fondo a lo siguiente: quien tiene un lenguaje complejo, puede hablar de manera simple, pero quien tiene un lenguaje simple no puede hablar de manera compleja. 

lunes, 10 de julio de 2017

Conversación con Claudia Romer

Claudia Roemer es una de las personas que más saben sobre la Tercera Internacional. Esta mañana, poco antes del encierro, se ha puesto en contacto conmigo. 

- Hola Gregorio, a tu estimado colega Karl Schloegel lo esta difamando un grupo trotskista de la Humboldt. Queremos hacer algo para apoyarle, quisiera saber si te unes.

- Claudia, pero no tengo ni idea de qué está pasando. ¿Me puedes contar algo?

- En resumen, te cuento, porque la historia viene de años atrás: la cosa comenzó con otro profesor, también de la Humboldt, Jörg Baberowski, que publicó una biografía de Stalin que, por lo visto, a estos señores no les gustó y empezaron a boicotear sus clases y seminarios, tanto es así que ha tenido que pedir protección policial para salir de su despacho.  A eso se une que Barberowski ha tenido la gran "osadía" de cuestionar la política de inmigración de Merkel con lo que se ganó el apodo de racista. Pero la cosa ha ido a más, tanto que tienen a un grupo destacado ante la puerta de su casa vigilando a su mujer y a su hija. Han llenado la calle de pasquines difamándolo de racista, militarista, nazi. Hace dos semanas en una charla han entrado y vuelto a boicotear. Schloegel, su mujer Olga Margolina y otros más han tratado de solidarizarse con el y ahora les afecta el boicot también. Lo curioso es que este grupo trotskista solo es el 0,5% del estudiantado de la Humboldt. Esta es su web: http://www.wsws.org/de/articles/2017/07/08/prov-j08.html

- Es my lamentable lo que está pasando en muchas universidades de Europa y Estados Unidos: la corrección política se está imponiendo a la libertad académica.

- Y a la libertad de pensamiento. Hay muchos que por temor a perder el puesto se están callando.

- Por supuesto, Karl Schloegel  tiene tomo mi apoyo y solidaridad.

- Son tan descabelladas las ideas de esta gente, que de entrada piensas que es un chiste de mal gusto, pero es que van a más. Lo gracioso de todo esto es que tanto Schloegel como Barberowski en sus tiempos de estudiante pertenecían a grupos maoístas y eligieron Berlin como universidad porque al estar empadronado allí te librabas de la mili en tiempos de la guerra fría. O sea que militaristas ninguno de los dos

- ¡Qué ironía!

- Por eso es que suena a chiste malo si no fuera tan triste y por el contrario, el que si podía ser catalogado de militarista, que negaba hasta cierto punto el holocausto el historiador Ernst Nolte, nunca lo  atacaron, aceptaron sin rechistar todas sus teorías.

sábado, 8 de julio de 2017

Más sobre deberes

Hay varias cuestiones que afloran en el debate sobre los deberes que son mucho más importantes que la estricta cuestión de si deberes sí o deberes no. 

Por ejemplo, las posturas de algunos maestros ponen claramente de manifiesto que para ellos cualquier actividad académica es, inevitablemente, aburrida y cargante. Por lo visto, creen que basta con que un niño dedique una hora diaria a actividades intelectuales de tipo académico para que se quede agotado y ya no puede hacer nada más en todo el día. Pero lo más sorprendente es que este aintiintelectualismo tiene buena prensa.

"En el verano los niños tienen que socializar", claman algunos.  Dejando de lado el hecho evidente de que muchos niños con quien socializan es con la tele y que no toda socialización es aconsejable, me pregunto por qué demonios hay pedagogos convencidos de que si un niño dedica un rato a hacer deberes, sufre tal estrago mental que queda incapacitado para hacer nada más en todo el día.

Otros objetan que los deberes fomentan las desigualdades sociales. Es exactamente todo lo contrario. Los buenos deberes son un buen recurso para ayudar a algunos niños a remontar sus dificultades culturales. En cualquier caso, las familiar culturalmente sofisticadas no rebajarán su nivel lingüístico, ni sus relaciones sociales, ni sus actividades culturales, ni dejarán de comprar la prensa,  de leer libros en verano o de enviar un mes a sus hijos a los Estados Unidos... si en la escuela no les ponen deberes a sus hijos. 

Las familias intelectualmente sofisticadas no necesitan hacer deberes por la sencilla razón de que no necesitan actividades puntuales para estimular intelectualmente a sus hijos. Estos ya viven en un ambientes cargado de estímulos. No practican la desconexión intelectual.

Si algo estamos viendo con claridad es que la distancia entre las actividades espontáneas de los niños y las demandas profesionales de la vida adulta es cada vez mayor. Allá quien deduzca de este hecho la necesidad de estimular el desarrollo de actividades espontáneas en el niño. Yo me considero autorizado a deducir otra cosa y a actuar en consecuencia.

jueves, 6 de julio de 2017

La murga de los deberes de verano y el "Efecto Flynn".

Me llama una periodista interesada por mi opinión sobre los deberes de verano.
- Que quede claro -le digo- que mi opinión es sólo familiar.
- ¿Qué quiere decir?
- Que no tengo ningún consejo que dar. Me parece muy bien que haya familias tan partidarias de las vacaciones que se nieguen a ofrecerle al cerebro estímulos intelectuales durante el verano.
- Bueno... visto así...
- Todo lo que puedo decir es que yo hago deberes con mi nieto de esos tan mal vistos: tenemos un cuaderno de ejercicios.
- ¿De verdad?
- ¡Ya ve usted!
- ¡Pero si son muy criticados!
- Por eso no quiero dar consejos. La verdad es que hay cuadernos de actividades muy buenos y no me imagino a nadie diseñándolos con la intención de hacer infelices a los niños. Pero quizás esté equivocado.
- Las escuelas ya no los aconsejan.
- Eso es cierto. Antes las escuelas aconsejaban a los padres qué cuaderno comprar. Ahora son los libreros. El otro día, cuando fui con mi nieto a comprar uno, me encontré con una madre que parecía sentirse culpable por hacer lo mismo que yo.
- Entonces usted es partidario de los deberes.
- ¡No! Yo soy partidario de los buenos deberes, pero sólo para mi nieto. Y creo que él también. Porque le gustan.

Así hemos estado un buen rato, pero a vosotros, como sois gente de confianza, os hablaré también del "Efecto Flynn" o, como también es conocido, del "efecto de las ganancias generacionales de capacidad cognitiva".

Resulta que el señor Flynn, un importante psicólogo actual, descubrió que los resultados en los tests de inteligencia habían ido mejorando con el tiempo de manera que los jóvenes actuales obtienen resultados significativamente superiores a los de los años 50.  Pero descubrió algo más, y esto es lo relevante: que las capacidades cognitivas han seguido una extraña evolución. Mientras las más abstractas (relacionadas con la capacidad de razonar) han mejorado significativamente, las que tienen que ver con los conocimientos (con aquello con lo que se razona) se han estancado y en algunos países parece incluso, según los últimos datos, que están empeorando. ¿Qué quiere decir esto? En mi opinión quiere decir lo siguiente:
1. Que las capacidades cognitivas pueden mejorar. 
2. Pero han mejorado su potencial, no su operatividad real, porque no les ha acompañado un crecimiento paralelo del nivel de conocimientos.
3. Que aunque la población incremente su nivel cognitivo, estadísticamente las diferencias entre los individuos pueden permanecer estables, como muestra este gráfico.
4. Las ganancias generacionales parece que se deben a un notable incremento de los estímulos intelectuales ambientales. Esto, a su vez, parece indicar que los programas de desarrollo de la capacidad cognitiva sólo funcionan si se integran en nuestras vidas de manera cotidiana, es decir, sin vivimos plenamente en ellos, sin vacaciones intelectuales.

Para más información, acudan a Roberto Colom, que es el que más sabe de estas cosas. Yo sólo me limito a aprender de él... y de Flynn.

viernes, 30 de junio de 2017

Hay otros mundos, pero están en éste.


Barcelona. Cruce de Aribau con Mallorca. Hacia las 2 del mediodía.
- ¿Le puedo hacer una foto?
- ¡Claro!
- ¡Vaya pisito que se ha montado usted aquí!
- ¡No hay otra!
Le he extendido la mano y él, antes de estrechármela, se ha pasado la palma varias veces por el pantalón.


martes, 27 de junio de 2017

Y, de repente, ayer

Uno nunca sabe detrás de qué esquina lo espera alguna sorpresa del pasado. 

No esperaba encontrarme por internet con Nieves Eguiluz, una queridísima amiga a la que hacía 30 años que no veíamos. Pero he topado con ella y así ha vuelto a mi memoria su marido, Rafa Ramos, el creador de Leo Verdura, y los tiempos en que fui Teodosio de Goñi... pero esta es otra historia.


Nieves ha conservado algunas fotos nuestras, entre ellas, ésta en la que aparecemos mi Agente Provocador y un servidor de ustedes. Me ha entrado un ataque de historia del que temo que estaré convaleciente hasta que deje de estar de Rodríguez.


Recuerdo perfectamente la tarde en que hicimos esta foto. Lo que no sabía era que me acordaba tan bien de ella. Fue ayer, sí, porque durante un buen rato, el tiempo intermedio ha desaparecido. Teníamos menos años de los que tienen actualmente nuestros hijos. 

miércoles, 21 de junio de 2017

El que avisa no es traidor

Ayer, a eso de las 6 de la tarde, en el Paseo de San Juan de Barcelona, un poco más arriba del Arco del Triunfo. Dos niños de unos 5 años están uno frente a otro, de cuclillas, jugando a la sombra de un plátano. Se dedican a recoger del suelo las cortezas crujientes que el sufrido árbol se acaba de quitar de encima, desembarazándose de todo cuanto le dificulte resistir este calor sin matices. Cuando han acumulado un montoncito, se entretienen haciéndolas añicos con los dedos. El cric-crac es limpio, nítido. De repente uno de los dos coge una piedra del suelo y le dice al otro: "Yo tengo mucha puntería", y se la tira, dándole en la cabeza. El agredido lo mira perplejo, quejándose. Sin duda le tiene que doler el golpe inesperado. "Ya te he dicho que tengo mucha puntería", se justifica el agresor. El agredido asiente con la cabeza. Todo está en orden. Siguen jugando a desmenuzar cortezas de plátano. El que ha recibido la pedrada se lleva de vez en cuando una mano a la cabeza. Yo sigo mi camino tomando mentalmente nota de lo que acabo de ver.

Esta tarde en el Ateneu


He participado esta tarde en el Ateneu en una mesa redonda en defensa del humanismo. Mi intervención ha seguido este esquema:

1. La invasión vertical de los bárbaros.
2. El humanismo continúa siendo posible. Aún somos contemporáneos de Sócrates.
3. Además de posible, es indispensable. Para conocer las cosas humanas, las ciencias sociales despistan.

Entre otras cosas he dicho que los humanistas, y sólo los humanistas, disponemos de buenos argumentos para defender que no somos nuestro cerebro y, además, que tenemos alma. Los no humanistas, por supuesto, que se reduzcan, si lo desean, a su cerebro y, si se les antoja tener un yo en lugar de un alma, que lo tengan. ¡Allá ellos! 

martes, 20 de junio de 2017

Dos gráficos interesantes

Resultados de Finlandia en PISA del 2000 al 2015


Comparación Finlandia - España


¿Han fracasado las competencias en educación?

Recuerdo que siendo Ernest Maragall "conseller" de educación, me hablaba un día en su despacho de cómo la introducción de las competencias y de los ordenadores acabaría con los problemas escolares de Cataluña. Cuando le manifesté mi escepticismo él me correspondió con una comprensible mirada de decepción.

Hoy sabemos que la competencia profética de Maragall deja bastante que desear. 

Creo, sinceramente, que lo de las competencias fue siempre una mala idea porque lo que sus impulsores les estaban diciendo a los docentes -no sé si siendo conscientes de ello- es que hasta entonces no habían sido suficientemente competentes. Recuerdo la directora de un centro de Cataluña que me confesaba que después de haber trabajado intensamente todo el claustro en introducir la programación por competencias, a la hora de la verdad, se encontraban haciendo lo que ya habían estado haciendo habitualmente.

Esta mala idea inicial se fue haciendo progresivamente peor a medida que las competencias fueron derivando hacia el escolasticismo y los entendidos nos inundaban con listas y más listas de competencias. Hoy hasta se habla de "competencias teóricas". Por cierto, es significativo que se hable más de competencias teóricas que de competencias intelectuales. Sin embargo, para establecer las competencias teóricas, primero se deberían saber qué competencias teóricas nos permiten ser teóricamente competentes. Es mucho más sencillo definir las competencias intelectuales, pero este es un camino que, de seguirse en serio, conducirá hasta el análisis factorial de la inteligencia, que es de donde los iniciadores de la teoría de las competencias querían huir como de la peste.  

Los defensores de las competencias no se han caracterizado por incidir en el aspecto utilitarista del conocimiento, cosa que sería legítima, sino por ignorar la reducción severa a la que estaban sometiendo el conocimiento. Las competencias han funcionado en la práctica como una red que no dejaba pasar nada que no fuera competencialmente significativo a partir de una teoría elaborada desde una visión de las competencias, no del conocimiento.

Estoy convencido de que en la escuela actual estamos manteniendo dos agonizantes con vida artificial. Uno es el de las competencias y el otro, el de la innovación educativa. Comienzan a oírse voces que así lo reconocen.

Las ideas pedagógicas de las últimas décadas han tenido algo en común: han sido más sugerentes cuanto más vaga era su formulación. En el momento en que se han querido concretar para llevarlas a las aulas, inevitablemente han derivado en escolasticismo y casuística.

Por otra parte la evaluación de las competencias sólo esta en condiciones de evaluar la manifestación escolar de la competencia de un alumno. 

Dicho lo anterior, añado que hay escuelas que trabajan tan en serio las competencias del siglo XXI que se toman muy a pecho la ampliación rigurosa del vocabulario de sus alumnos. 

sábado, 17 de junio de 2017

Elogio de la negligencia


El miércoles pasado estuve en La Gleva, al norte de Vic. Me pidieron que hablase a la promoción de alumnos que acababa la ESO y decidí hacerles un elogio de la negligencia, es decir, de la palabra "negligencia", que es una palabra con muchos recovecos y meandros. 

"Negligente" procede del latín "nec-lego". "Lego" significa, entre otras cosas, "leer", así que el negligente es el que no lee. Está relacionado con el griego "logos" y ya se pueden imaginar ustedes el festín. Pero como no se trataba de ponernos sublimes, recordé que también está relacionado con "negligé", que los jóvenes no sabían lo que era, y con lencería (a través del francés "lingerie"). Incluso podría estar relacionado con "religión", si esta palabra proviene de "religens", que es lo opuesto a "nec-ligens". De la religión pasamos a "lección", a "leyenda", a "legión", a "colección", a "elegante", a "inteligencia", a "seleccionar"... hasta que, cansados de etimologías, nos detuvimos en Frontón, que vivió entre el 95 y el 166 y escribió su propio Elogio de la negligencia

Para acabar, pusimos la guinda con Paul Lafargue y su Derecho a la pereza. Les dije que Lafargue, además de revolucionario, era novio de Laura, una de las tres hijas de Karl Marx y que éste, que no quería un perezoso en su familia, por muy revolucionario que fuera, le escribió lo siguiente en una carta: "Antes de establecer definitivamente tu relación con Laura, tengo que disponer de información sobre tu situación económica".

Y llegué a casa con un montón de embutidos a cual más sabroso y la agradabilísima sorpresa de encontrarte con maestros y alumnos que merecen su nombre.

Una amiga en Venezuela

Les presento a mi querida amiga Lourdes Sánchez, ahora más amiga que nunca:

viernes, 16 de junio de 2017

Las mujeres navarras

"Estaba don Carlos de Borbón y de Austria-Este [Carlos VII para los carlistas] en el campamento de la Plewna, rodeado de generales ruso. Naturalmente los rusos abogaban por el valor personal de sus soldados. Y todo lo más que concedían era la igualdad de méritos entre los rusos y los españoles.

-Y, sin embargo -arguyó don Carlos-, aunque a ustedes les parezca mentira, hay algo que supera a esos soldados [...]. He visto en Navarra a las muchachas bailando la jota bajo una verdadera lluvia de balas; a las madres pedir con lágrimas en los ojos, por temor a ser desatendidas, que admitiéramos a sus pequeñuelos en las filas para reemplazar a los grandes, muertos aquel mismo día, y a todas, sin que nadie pudiese impedírselo, acudir a los campos de batalla, en los puntos más peligrosos, para llevar agua, vino, municiones arrebatadas por sus manos al enemigo, y cerrando los puños llamar cobardes a sus hijos, a sus hermanos, a sus esposos, ¡los soldados más bravos del mundo!, increpándoles porque no hacían bastante, y diciéndoles: 'Si nosotras estuviéramos en vuestro lugar, no quedaba un guiri para contarlo." Al principio del levantamiento, por miedo a las burlas de las mujeres, pedían un fusil hasta los menos belicosos, prefiriendo arrostrar las granadas enemigas mejor que los alfilerazos femeninos."

Antonio Pérez de Olaguer, Estampas carlistas.

Leyendo este texto me han venido a la memoria las historias que contaba mi abuelo Federico de su madre "la abuela Ana", que efectivamente, fue a luchar con su marido al frente, que estaba en Lerín, me imagino que en 1873.

jueves, 15 de junio de 2017

Sobre las conclusiones apresuradas

Angel Wagenstein recoge esta "hojmá" o parábola hasídica en El Pentateuco de Isaac:

“Trata del ciego Iosel, a quien hasta los niños, que tienden a burlarse de todo infeliz, le tenían respeto y le ayudaban a cruzar a calle. Un buen día Iosel, ayudándose con su bastoncito, fue a visitar al rabino y le preguntó:

- Rabí, ¿qué estás haciendo ahora?
- Estoy tomando leche.
- ¿Cómo es la leche, rabí?
- Es un líquido blanco.
- ¿Qué quiere decir ‘blanco’?
- Blanco, pues… es el color de los cisnes.
- ¿Y que es un ‘cisne’?
- Un ave que tiene el cuello curvo.
- ¿Qué es ‘curvo’?

El rabino dobló su brazo por el codo.
- Anda, tiéntalo y sabrás.

El ciego Iosel palpó atentamente el brazo del rabino y dijo agradecido:
- Gracias, rabí: ¡Ahora ya sé cómo es la leche!

Las apariencias no engañan, pero los elefantes sí

En El Subjetivo

martes, 13 de junio de 2017

La gran mutación del ensayo

En El País, con una más que agradable sorpresa.

El único sitio al que muchos jóvenes no se llevan el móvil

Me manda B. un artículo de Le Monde, firmado por Pascale Kremer que habla de la singular relación que los adolescentes franceses mantienen con su teléfono móvil.

Lo más llamativo es que lo utilizan para mil cosas distintas, excepto para hablar por teléfono. "El smartphone se ha convertido en la prolongación de su brazo, pero nunca lo acercan a la oreja (...). El teléfono sirve para todo excepto para telefonear."

"Desde principios del decenio la prensa anglosajona está describiendo el declive de las conversaciones telefónicas, particularmente espectacular entre los adolescentes." En el 2016 The Guardian consideraba que uno de cada cuatro no lo utilizaba nunca para hacer una llamada. Se está acentuado la tendencia.

La conversación telefónica ha sido sustituida por los SMS y sobre todo por las aplicaciones de mensajería instantánea, frecuentemente en el contexto de una red social, que permiten enviar a un grupo mensajes lúdicos que mezclan textos, imágenes y vídeos.

Las relaciones humanas directas parecen presentar para nuestros jóvenes demasiadas complicaciones: tienen demasiados silencios que llenar.

Leo el artículo sin sorpresa, pero sí con un dolor que casi llamaría reumático, porque debe ser propio de viejos. Pero si Platón tenía razón -y yo creo que así era- cuando sostenía que el pensamiento es el diálogo con nosotros mismos, es decir, si el pensamiento crece a medida que interiorizamos el diálogo con los otros, me pregunto cómo va creciendo el pensamiento de nuestros jóvenes.

Releo este penúltimo "nuestros" y me corrijo, porque aunque este fenómenos sea llamativo y vaya en aumento, no caracteriza a todos los jóvenes, sino a un sector que parece dispuesto, gozosamente, a hacer un uso cada vez más esquemático de sus competencias intelectuales. Mientras tanto, estamos viendo desarrollarse una elite cognitiva entre la juventud que tiene muy claro lo que está en juego. Ambas tendencias cuentas con la complicidad de la escuela. Por eso es importante saber si la escuela a la que llevamos a nuestros hijos es de las que consideran que todo lo innovador es bueno o de las que siguen creyendo que lo bueno es el criterio que sirve para juzgar lo nuevo.

El viejito más trasnochado de Turquía

Por Tania Díaz Castro

Kemel Okuyan es un anciano muy risueño, con cara de buena gente, que como Secretario General del Partido Comunista de Turquía -PCT- recibió una invitación oficial para viajar a Cuba y ver con sus propios ojos, cómo anda la economía que dirige Raúl Castro. 

Okuyan forma parte de los más de 79 millones de habitantes que tiene Turquía, un país que goza de la decimoséptima economía por volumen de PIB y donde con gran rapidez los sectores industriales y de servicios van hacia la modernidad 

Aún así, Okuyan es comunista. Por su foto, no tiene cara de ser un enfermo de poder. Tal vez no ha tenido tiempo de adquirirla ni ocasión, una enfermedad congénita, propia de estos seres que aman más su poder que a su pueblo, los que llaman revolución a su sistema dictatorial y no lo sueltan ni aunque vean el fracaso hasta en el espejo. 

En una entrevista ofrecida a Granma en días pasados, Okuyan confesó que su partido es de minorías. Tan de minorías, que no se atrevió a decir la cantidad de miembros que nutren las filas de ese partido. 
Nuestra isla es un espacio geográfico idóneo para que aterricen los comunistas más trasnochados que quedan en este mundo, tras la debacle del campo socialista. Son recibidos a cuerpo de rey y se van optimistas -no se sabe por qué- después de disfrutar de unos días de vacaciones en el trópico.  

Llama la atención de este risueño viejito, que encabeza el Movimiento de Solidaridad con Cuba, o sea, con la dictadura cubana, que no tiene pena alguna en destacar que su partido "carece de influencia alguna en su país". Resulta imposible conocer su paupérrima membrecía, ni siquiera en Internet. Casi ni existe. Aún así, el viejito es duro de pelar. 

"Somos -dice- difíciles de cambiar nuestra ideología a pesar de no ser una fuerza necesariamente numerosa".

Leyendo lo que dice Okuyan, cualquiera se pregunta cómo es posible que con un siglo de existencia, el PCT de Kemel Okuyan continúe siendo minoritario, precisamente en un país  donde se ha puesto en práctica el pluripartidismo y donde el PCT, fundado en 1920, se legalizó en 2001.

Fácil de entender. Por suerte, cada día que pasa hay menos comunistas en este mundo. 

No solo en Turquía. Ocurre en numerosos países de esas regiones, que los partidos comunistas no cuentan ni con el 10% de los votos que se necesitan para que tengan presencia en el Parlamento. 

Lo que a Okuyan no le dijeron se lo voy a decir yo y es que en esta islita caribeña, donde pasó unos días de placer, cualquier organización opositora cuenta con cientos de miembros, prohibidas por el gobierno castrista y que muchos de sus líderes han sido y son reprimidos, encarcelados, o exiliados, precisamente porque luchan contra el comunismo que empobrece a nuestro país. 

Santa Fe, junio 2017

lunes, 12 de junio de 2017

Envejecer

Constatas, indefectiblemente, que eres un viejo cuando una joven guapísima te sonríe en el tren y todo lo que se te ocurre espontáneamente es comprobar, disimuladamente, si llevas abierta la bragueta.

sábado, 10 de junio de 2017

Sábado

Curioso y denso sábado


Por la mañana he estado hablando de los Simpson a un grupo bien nutrido de padres y madres en el cine Aribau. Creo que, por lo menos, nos lo hemos pasado bien. 


Por la tarde hemos terminado la cabaña de madera que hemos hecho a nuestros nietos. En realidad la ha hecho mi mujer, que es quien sabe de estas cosas en casa. Pero yo he seguido con una atención creciente y una distancia terapéutica sus progresos. La experiencia me advierte de la conveniencia de mantenerme alejado de determinadas herramientas, porque si caen en mis manos, el el desastre o, al menos, la chapuza, está asegurado.


Por la tarde, noticias de México. Mi amigo Luis Moctezuma me ha comunicado que ha podido cerrar una operación que teníamos entre manos. Ya les contaré. Será sonada. Poco después he recibido una carta en la que aparecen Carmen Brufau y las hermanas Imbert. La saga continúa, amigos. 

Bellow, maestro.


viernes, 9 de junio de 2017

Nuestra Señora de la Lectura Lenta, 8


Estoy leyendo este gran libro -realmente, dicho sea de paso, el catálogo de Libros del Asteroide es impresionante- porque con la primera frase me reencontré con la gran literatura. Me gusta esta prosa densa, un poco untuosa a veces, pero que discurre con naturalidad, con el ritmo adecuado para crear atmósferas intensas, ligeramente irreales por hiperreales, por las que se mueven los protagonistas intentando buscar a tientas una salida a cualquier parte. Cada página es una sorpresa, pero la de la página 156, ha sido una sorpresa muy especial:

"Del termo abierto salía humo, y su superior contempló la imagen de la Biblia: La Virgen vestida de azul, leyendo en un prado en flor. Mientras bebía, una gota de café resbaló por el costado de la taza, pero quedó suspendida en el aire." 

El protagonista, Walter, ha solicitado a su Sturmbannführer la libertad de su amigo de la infancia, Fiete, al que al día siguiente tendrá que fusilar por desertor. Apenas tiene 18 años. Se acaba de casar por poderes. Su mujer está embarazada.  Walter le dice que, si es preciso, lo cambie por él y que lo envíe a la primera línea de frente, si lo considera necesario. El Sturmbannführer lo saca de su despacho a gritos y continúa leyendo la Biblia.

miércoles, 7 de junio de 2017

Javier Sánchez Menéndez

¿Por qué me cae tan bien Javier Sánchez Menéndez?

Me acabo de hacer esta pregunta y acabo de descubrir también que no tengo ninguna respuesta convincente.

Esto por una parte me intriga y por otra, paradójicamente, me tranquiliza.

Me intriga porque llevo un tiempo descubriendo una y otra vez que no soy capaz de fundamentar teóricamente las cosas más importantes de mi vida, como, por ejemplo, buena parte de mis convicciones, buena parte de mis filias y casi todas mis fobias.

Me tranquiliza porque lo anterior significa que hay certezas en el mundo de la vida que se deshilachan y desmoronan en cuanto las sacas de su ecosistema vital y las llevas al mundo sin aire de la teoría.

Tengo claro que es más importante amarse que entenderse. Algo semejante se puede decir de la amistad. Es mucho más importante disfrutar de la amistad en el mundo de la vida que tener claro qué es la amistad en el mundo de la teoría. Precisamente por eso, la vida no cabe en ningún plan previo de la vida. Ocurre justamente lo contrario: es la vida la que va abriendo los cauces por donde circula posteriormente el sentido de lo vivido como rememoración esquemática del pasado. No es la lógica la que establece los significados de las cosas. No puede serlo, porque la vida revienta por todas las costuras que la lógica intenta mantener intactas.

Cuando creemos estar proyectando un camino, estamos imaginando las proyecciones posibles del camino ya trazado.

Digo todo esto porque hoy me han llegado los dos últimos libros de Javier.



De hecho me han llegado tres libros, pero uno de ellos es La educación nacional de Vázquez de Mella, que no cuenta, aunque Vázquez de Mella también es un buen amigo, pero de otro tipo. ¿Cómo no podría ser mi amigo alguien que escribe cosas como ésta: “La revolución hace astillas los tronos que tratan de salvarse ofreciéndola, a cambio de su benevolencia, fragmentos de altar.”

Vamos con Javier.

La alegría de lo imperfecto ha constituido para mi una sorpresa, porque es un libro de aforismos con un título cuyo sentido sé que compartimos íntimamente Javier y yo. ¿Cómo no voy a ser amigo de quien proclama que “la auténtica belleza suele ser la alegría de lo imperfecto”? Este libro no es un ramo de flores de temporada, sino el residuo que han dejado en el alma de Javier muchas cosas rumiadas. En cada aforismo hay más destellos que palabras.

El baile del diablo está aquí al lado, llamándome a su lectura… En realidad lo he abierto, pero lo he cerrado inmediatamente, tras leer uno de sus poemas, el titulado “Recibo en lencería”:
¿Y sigues preguntando
si lo que escribo son versos
o epitafios? 
Relájate, respira,
bebe un sorbo de alcohol,
mira mi cuerpo. 
¿Me amas
o es miseria?

He tenido que dejarlo porque esta madrugada andaba yo encontrando la relación etimológica que une la negligencia con la lencería para prepararme una lección de final de curso que tengo previsto dar en el bienaventurado pueblo de La Gleva y he hallado el nexo que comunica los sentidos de ambas con el de religión, si es cierto que esta última palabra viene de “religens”, lo opuesto de “negligens”.

Añadan "negligé"

¿A dónde nos lleva todo esto?

No lo sé… ¿Lo saben acaso las palabras que nos arrastran?

Sólo las palabras saben algo certero sobre la vida. Por eso no paramos de exprimirlas en busca de sus jugos escondidos. Este es el arte en el que Javier es maestro.

Combates de sumo educativo

Me cuenta Juanjo Fernández que le propuso a Carles Capdevila arbitrar combates de sumo educativo, pero que Carlos rechazó la idea, considerando que Juanjo era un "cachondo".



Yo le he contestado que:

Por supuesto, yo sólo aceptaría
bajo el arbitraje del Capdevila.

martes, 6 de junio de 2017

En Valladolid, mejor que en Singapur

El instituto de Valladolid que supera a Singapur en el informe PISA.


¿Quién dijo esto?

"Es necesario cercenar, reducir, disminuir el Estado y aumentar las Sociedades y aumentar las corporaciones, porque este Estado vive de toda la sangre y de todas las atribuciones que ha sustraído al cuerpo social".

Aunque pueda parecerlo, no son palabras de un liberal o de un neoliberal... sino de un carlista, Vázquez de Mella. Las pronunció en el Parlamento el 27 de febrero de 1908. Y ya que hablamos de neoliberalismo, ¿saben ustedes que Joaquín Costa se definía a sí mismo como neoliberal?



lunes, 5 de junio de 2017

Nuestra Señora de la Lectura Lenta, 7


Me envía B. esta imagen con este comentario: "je me suis souvenue de ce tableau très connu, une Annonciation de Lorenzo Lotto. Tout y est étrange, l'attitude de Marie, l'ange et Dieu dans des postures inhabituelles, et surtout ce chat (une pensée émue à Bacallà Salat) qui semble fuir, terrorisé. Avez-vous une interprétation?" La actitud de María es bien comprensible si entendemos lo que le cae encima. Respecto al gato... si fuera negro, sería fácil de interpretar, pues desde Inocencio VII el pobre gato negro se convirtió en un ser demoniaco. Pero el espanto de este gato doméstico llama la atención porque acompaña al sobresalto de María. Es un ángel en que se ha entrometido en sus vidas.


He recibido a la vez el mail de B. y esta imagen que me remite la amiga Lola desde la casa museo de Pardo Bazán: "Virgen de la leche". Artista flamenco. Siglos XIV-XV.

Muchas gracias a las dos.


Silogismos

Si al ser feliz creo serlo
sufro en mi dichoso estado,
porque me hace desgraciado
sólo el miedo de perderlo,
y si estoy bien sin saberlo,
pues no lo sé, no lo estoy.
Así, mañana como hoy,
ser feliz nunca podré,
pues si lo soy no lo sé...
si lo sé.. ya no lo soy.

- De Joaquín Bartrina, de quien son también estos tres versos:

Aquel que se arroja al mar,
si fe no alcanza a tener
nunca aprenderá a nadar.


Joaquín María Bartrina, Algo, 1876

Una carta de John Dewey