domingo, 2 de abril de 2017

El curioso caso de los filósofos

Escribe Markus Gabriel en Por qué el mundo no existe: "Los filósofos (...) desconfían de juicios arraigados, e incluso de las sabias afirmaciones de los expertos. Los filósofos no creen en principio en nada, siguiendo el ejemplo de uno de sus grandes héroes, Sócrates, quien en su famoso alegato ante un tribunal de Atenas declaró: 'Sólo sé que no sé nada'".

Lo divertido el caso es que Sócrates nunca dijo esto, aunque no deje de decirse que lo dijo.

4 comentarios:

  1. ¿Qué le está pareciendo la lectura? ¿Merece la pena? A Markus Gabriel se le está vendiendo como la super-estrella de la nueva filosofía alemana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He comenzado a leerlo por "Yo no soy mi cerebro" y ahora he iniciado "Por qué el mundo no existe". Sin duda es un fenómeno editorial. ¿Es también un fenómeno filosófico? Me parece que es menos original de lo que él cree. "Yo no soy mi cerebro" comienza muy bien, pero, a mi modo de ver, se va desinflando poco a poco. Sin embargo lo que nos ofrece es refrescante por la ambición que pone de manifiesto e incluso por un cierto desparpajo (ni la modestia ni la prudencia son virtudes filosóficas). Bien esta recuperar a Fichte contra la dogmática de la llamada neurociencia y bien está señalar los límites de esta última, pero después de dejar claro que yo no soy mi cerebro, Gabriel nos deja con la duda de si se puede responder a la pregunta de qué soy yo o si la única pregunta que se le pueden dirigir al yo es la de quién soy. Respecto a que el "mundo", concebido como el todo englobante de todos los límites posibles, no existe, yo aprendí con Strauss que el todo es poéticamente heterogéneo. Ahora quiero ver qué me añade Gabriel a esto que ya sé.

      Eliminar
    2. ¿Conoce la obra de Peter Hacker? Lo digo por su crítica a las neurociencias siguiendo la filosofía del lenguaje de Wittgenstein, cuya concepción antropológico-ontológica entronca con la aristotélica.

      Eliminar
  2. Habrá que leer ese mundo que no existe... A mí me ha recordado en las pocas reseñas que conozco a la teoría de la materialidad general y las materialidades especiales de Gustavo Bueno y a su vez, a través de éste, a los mundos de Popper, pero no sé si será un falsa impresión.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Narciso demócrata o el esnobismo inverso

Leo en el prefacio del Narciso de Rousseau: "Dans un Etat bien constitué, tous les citoyens sont si bien égaux, que nul ne peut êtr...