viernes, 7 de abril de 2017

Flor de almendro

Propósito de espuma y de ángel eres,
víctima de tu propio terciopelo,
que, sin temor a la impiedad del hielo,
de blanco naces y de verde mueres.

¿A qué pureza eterna te refieres
con tanta obstinación y tanto anhelo?...
¡Ah, sí!: tu flor apunta para el cielo
en donde está la flor de las mujeres.

¡Ay! ¿por qué has boquiabierto tu inocencia
en esta pecadora geografía,
párpado de la nieve, y tan temprano?

Todo tu alrededor es transparencia,
¡ay pura de una vez cordera fría
que esquilará la helada por su mano!

Miguel Hernández

2 comentarios:

  1. "Tu corazón, ya terciopelo ajado,
    llama a un campo de almendras espumosas
    mi avariciosa voz de enamorado.

    A las aladas almas de las rosas
    de almendro de nata te requiero,
    que tenemos que hablar de muchas cosas,
    compañero del alma, compañero."

    (Miguel Hernández. Final de la "Elegía a Ramón Sijé").

    ResponderEliminar
  2. "La mocedad del año, la ambiciosa
    vergüenza del jardín, el encarnado
    oloroso rubí, Tiro abreviado,
    también del año presunción hermosa;

    la ostentación lozana de la rosa,
    deidad del campo, estrella del cercado;
    el almendro, en su propia flor nevado,
    que anticiparse a los calores osa,

    reprehensiones son, ¡oh Flora!, mudas
    de la hermosura y la soberbia humana,
    que a las leyes de flor está sujeta.

    Tu edad se pasará mientras lo dudas;
    de ayer te habrás de arrepentir mañana,
    y tarde y con dolor serás discreta."

    (Quevedo)

    ResponderEliminar

Dándole los últimos retoques

Saldrá en septiembre: